Las cinco discrepancias estadísticas que ha tenido la gestión del Dane

Compartir

La edición 54 de la Convención Bancaria sirvió como escenario para volver a poner a las actuaciones del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en el centro de la discusión, pero ya este sería el quinto lío para la entidad desde que empezó la administración de Juan Daniel Oviedo.

En el arranque de la Convención, el gerente general del Banco de la República reprochó que “lo primero es que la cifra de crecimiento del último trimestre es mala; fue 2,3%, no 2,8%, porque hay que quitar factores estacionales”, afirmó Echavarría, quien agregó que el Dane debería enseñarle a la gente que las cifras que miran los economistas son las desestacionalizadas.

Esa opinión es compartida por el profesor de la Universidad de los Andes, Marc Hofstetter, quien afirmó que “la cifra que importa es la que está limpia de problemas estacionales, es decir 2,3%. La otra es un espejismo que se borrará a final de año cuando sumemos los cuatro trimestres”.

José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana, explicó que las dos cifras son oficiales, y resaltó que “el Banco de la República debe analizar y tomar sus decisiones con base en las series desestacionalizadas, pues son las que reflejan el desempeño de la economía aislando el ruido que genera, por ejemplo, la diferencia de días hábiles entre un periodo y otro. Si bien el Dane publica anexos con las dos series, es cierto que genera confusión que en sus comunicados y ruedas de prensa mencione la cifra de las series originales (o sin desestacionalizar)”.

En esa misma línea está el director del Dane, quien explicó que “lo que ha dicho el Banco de la República desde que me posesioné es decir que solo usemos las series desestacionalizadas (que son las utilizadas para el monitoreo del ciclo económico), pero yo les he dicho que no nos podemos casar con eso, porque todavía no contamos con toda la estadística básica con ajustes estacionales. La información agropecuaria, por ejemplo, no cuenta con ese ajuste, las encuestas mensuales de manufactura, servicios, tampoco lo tienen”.

LOS CONTRASTES

  • Juan José EchavarríaGerente general del Banco de la República

    “El otro tema es la inversión. El Dane nos había dicho que la inversión venía creciendo 9,9% y pasaron dos cosas: dijeron que no era 9,9%, sino 4,9% y el siguiente dato fue casi cero”.


  • Juan Daniel OviedoDirector del Dane

    “Lo que ha dicho el Banco de la República desde que me posesioné es decir que solo usemos las series desestacionalizadas, pero yo les he dicho que no nos podemos casar con eso”.

Además, Oviedo indicó que la economía colombiana está en crecimiento. “La diferencia que hay entre 2,3% y 2,8% no es que sean dos economías, es que en 2018 hubo una Semana Santa en el primer trimestre y en 2019 cayó en el segundo. La explicación de esa diferencia no es que haya una economía estancada, ya que tiene unos fundamentales innegables de que estamos en una fase de recuperación, excepto en el sector de la construcción y el agro”, dijo.

El segundo punto que reprochó Echavarría son la constantes correcciones que hace el Dane de los datos anteriormente publicados. “El otro tema es la inversión. El Dane nos había dicho que la inversión venía creciendo 9,9% y pasaron dos cosas: dijeron que no era 9,9%, sino 4,9% y el siguiente dato fue casi cero. Entonces, la mayoría de nosotros pensábamos que los empresarios estaban invirtiendo, pero no es así”, explicó el gerente.

Este problema ya tiene un antecedente para Oviedo, con la revisión del PIB de 2017, ya que en su momento se dijo que el ajuste fundamental se había dado en el componente de los impuestos, datos que son suministrados por la Dian.

Aunque no habló específicamente de ese episodio, el director del Dane explicó que los ajustes en las cuentas nacionales son “normales en todas las economías”, recordó incluso cómo el PIB de Estados Unidos fue corregido a la baja recientemente y señaló que esas correcciones se derivan del hecho de que los datos son revisados durante dos años y que “lo grave sería que yo no actualizara la dinámica económica en la medida en que tenga mejor información”.

La reacción de respaldo al Dane por parte del Gobierno la empezó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, quien indicó que “el Dane ha venido actuando conforme a los lineamientos de organismos internacionales e incluso generando la confianza de entidades como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Un principio fundamental es la confianza en entidades propias como el Dane, que ha venido haciendo las cosas bien”.

A su turno, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, fue más allá y rechazó de plano los cuestionamientos a la actividad del Dane. “No tiene ninguna presentación ese tipo de cuestionamientos, se deben hacer internamente entre quienes miramos cotidianamente las cifras. Creo que el Dane tiene enorme credibilidad en el país, el hecho de que genere cifras que sorprendan de un lado u otro de ninguna manera cuestiona la credibilidad institucional, y creo que las explicaciones que tenga que dar el Dane las dará con cifras en la mano y no con filosofía”, afirmó.

Más allá de las reservas de Echavarría, el director del Dane también tuvo que explicar en su momento el cambio en los datos del PIB departamental, sobre el cual Oviedo explicó en su momento que se encontraron inconsistencias importantes en varios de los departamentos.

Un cuarto tema que a los expertos les preocupa es el manejo y la eliminación de los datos de pobreza multidimensional de 2017, sobre todo después de que, el comité de pobreza que revisó el dato para publicación de 2017 no hizo reparo. El quinto problema aún por ver su resultado está relacionado con el censo poblacional del año pasado.

¿Por qué no se usa una sola serie de datos en el cálculo del PIB?
El director del Dane explicó que, anteriormente, las cifras de la serie desestacionalizada eran forzadas a coincidir con las de la serie original, por lo que con su llegada a la dirección de la entidad una de sus primeras acciones fue producir estadísticas “realmente desestacionalizadas”. A pesar del esfuerzo, el director del Dane indicó que debe lograr que en el país convivan las dos series en las cuentas nacionales, ya que aunque el Emisor necesita la desestacionalizada para ver el ciclo económico, el Gobierno requiere la original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *