La pandemia por coronavirus habría incrementado el trabajo infantil

Compartir

La pandemia por coronavirus ha generado diferentes problemáticas en todo el mundo, en temas políticos, económicos y sociales, siendo la explotación infantil una de las más preocupantes.

En el marco del Día Mundial en contra del Trabajo Infantil se advirtió que la emergencia actual ha causado dificultades financieras, por lo que se convierte en una razón que obliga a millones de niñas y niños vulnerables a exponerse a la explotación laboral infantil.

En América Latina, la Organización Internacional del Trabajo estima que son cerca de seis millones de niñas y niños los que son explotados laboralmente, una cifra que puede incrementar de forma exponencial y aumentar más los riesgos por los efectos secundarios que la pandemia mundial representa para la niñez y juventud del mundo.

Según el Instituto de Bienestar Familiar (ICBF), “el trabajo infantil es todo aquel realizado por un niño, niña o adolescente que no alcance la edad mínima de admisión al empleo (…) y que impida la educación y el pleno desarrollo”. Además, que esté sujeto “al peligro y a las peores formas de trabajo infantil”.

De igual forma, el ICBF, reveló que son más de un millón los menores explotados a nivel laboral, por lo que se conoció que en lo que va del año, se han reportado más de 300 procesos de restablecimiento de derechos por dicho delito.

El Código de la Infancia y la Adolescencia, en el artículo 35 se explica que: “La edad mínima de adminisón al trabajo es los 15 años. Para trabajar los adolescentes entre los 15 y 17 años requieren la respectiva autorización expedida por el Inspector de Trabajo”.

Este es sin duda un escenario que enciende las alarmas, pues los índices en Colombia se incrementan de forma exponencial, y además, representan la vulneración de los derechos a la niñez.

Las estadísticas del Dane señalaron que en el país cerca de 400.000 niños están dedicados a otras labores diferentes al estudio.

Entre la totalidad, 187.000 son niñas pertenecientes a zonas rurales y urbanas, quienes representan mayor deserción escolar, debido a que algunas laboran más de 10 horas en trabajos domésticos en el hogar, o en otras casas.

Según el boletín de la Gran Encuesta Integrada de Hogares – Módulo trabajo infantil  realizada en todo el país ” el 68,2 % de las personas entre 5 y 17 años que trabajaron correspondió a hombres y el 31,8% a mujeres”.

Entre las actividades económicas en las que laboran las personas entre 5 y 17 años fueron: agricultura, pezca, caza, ganadería y silvicultura con un procentaje del 41.6, y comercio, restaurantes y hoteles con un 29.8 %.

Por otro lado, las ciudades con mayor índice de trabajo infantil son: Sincelejo con 4.8 %, Pasto y Cali 4.6 % y Bucaramanga con 3.5 %

Además, varias organizaciones han creado estrategias que buscan contener la explotación infantil, sin embargo, el brote por coronavirus ha sido un factor influyente en esta problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *