Después de dos meses de sancionada la ley,
ninguna entidad estatal ha reportado obras
inconclusas en el Registro Nacional

Compartir

 Después de dos meses de que entrara en vigencia la Ley 2020 del 17 de julio de 2020, que obliga a las entidades estatales, entes territoriales y todos los representantes legales de las entidades u ordenadores del gasto de los que dependa la decisión de invertir recursos públicos a reportar las obras inconclusas que tengan identificadas en su región, ninguna entidad de este tipo ha realizado un solo reporte a la Contraloría General de la República.  

La Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (DIARI) de la CGR, que abrió el Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas, aún no tiene reportado ningún proyecto por parte de los responsables de hacerlo según la Ley. 

La DIARI tiene georreferenciadas más de 480 obras inconclusas en el país, después de un trabajo conjunto de identificación que se realizó con la Delegada de Participación Ciudadana, veedurías y denuncias de los ciudadanos, que han advertido a la CGR sobre el estado actual de estos proyectos.  

Los responsables de hacer este reporte tienen hasta el 17 de octubre del 2020 para realizarlo. La directora de la DIARI, María Fernanda Rangel, aseguró que “aquellos funcionarios que no reporten y tengan en su inventario una obra inconclusa, de acuerdo al concepto de la Ley, serán sancionados después de hacer una evaluación de la no justificación de registro, el cual es sumamente importante para el control fiscal. Y se compulsarán copias a Procuraduría General de la Nación, toda vez que es un deber del funcionario público cumplir con el mandato legal”.  

El objetivo es poder salvar las obras inconclusas 

El Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas, creado por la Ley 2020 del 17 de julio de 2020, le permite a la Contraloría General de la República realizar un cruce de información para verificar la base de datos de las obras inconclusas que tiene georreferenciadas la DIARI, con los reportes de los funcionarios públicos responsables del registro.  

“Por eso le hago un llamado de atención a todos estos funcionarios que tienen la responsabilidad del Registro de Obras Inconclusas para que inicien sus reportes. La DIARI de la Contraloría General de la República está presta a ayudarles e ilustrarlos en cómo realizar el registro, a crearle sus usuarios a aquellos que no se encuentran registrados en el Sistema de Rendición Electrónico de la Cuenta e Informes (SIRECI). Este registro es muy importante para que el país conozca y podamos salvar muchas de estas obras”, agregó la directora de la DIARI. 

Las obras inconclusas son proyectos de infraestructura hospitalaria, educativa y vial en los que las entidades tienen la opción de reinvertir recursos para su culminación o puesta en funcionamiento.  

Con la puesta en marcha del Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas, la DIARI puede vigilar, en tiempo real, el desarrollo de estas obras inconclusas, su estado actual y proyección para que no lleguen a ser ‘Elefantes Blancos’ de la contratación.  

Hoy el número de obras inconclusas identificadas, cuyo valor de inversión se aproxima a los 10 billones de pesos, supera el de los denominados ‘Elefantes Blancos’.  

Los departamentos que más tienen hoy obras inconclusas son Bolívar, Meta, Casanare, Cundinamarca, Boyacá y Arauca, con 32.   

Todos los ciudadanos, desde cualquier parte del país, podrían consultar el Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas en la página web de la Contraloría General de la República que, partir del 18 de octubre de 2020, tendrá un link donde estarán alojados todos los proyectos de este tipo de los que se tenga reporte.  

*Una obra inconclusa no es igual que un ‘Elefante Blanco’. La obra inconclusa tiene la opción de que se reinviertan recursos para poder terminarla. O, en el caso de aquellas obras que no han sido puestas en funcionamiento, se les puede inyectar un recurso y quedan prestando servicio. 

IMPORTANTE: Este documento es propiedad de la Contraloría General de la República de Colombia, y puede contener información privilegiada, confidencial o sensible. Por tanto, usar esta información y sus anexos para propósitos ajenos al ejercicio del Control Fiscal en Colombia, divulgarla a personas a las cuales no se encuentre destinado este correo o reproducirla total o parcialmente, se encuentra prohibido por la legislación vigente. La Contraloría General de la República de Colombia, no asumirá responsabilidad ni su institucionalidad se verá comprometida si la información, opiniones o criterios contenidos en este correo que no están directamente relacionados con los mandatos constitucionales que le fueron asignados. Las opiniones que contenga este mensaje son exclusivas de su autor. El acceso al contenido de este correo electrónico por cualquier otra persona diferente al destinatario no está autorizado por la Contraloría General de la República de Colombia. El que ilícitamente sustraiga, oculte, extravíe, destruya, intercepte, controle o impida esta comunicación, antes de llegar a su destinatario, estará sujeto a las sanciones penales correspondientes. Los servidores públicos que reciban este mensaje están obligados a asegurar y mantener la confidencialidad de la información en él contenida y en general, a cumplir con los deberes de custodia, cuidado, manejo y demás previstos en el estatuto disciplinario. Si por error recibe este mensaje, le solicitamos enviarlo de vuelta a la Contraloría General de la República de Colombia a la dirección del emisor y borrarlo de sus archivos electrónicos o destruirlo. El receptor deberá verificar posibles virus informáticos que tenga el correo o cualquier anexo a él, razón por la cual la Contraloría General de la República de Colombia no aceptará responsabilidad alguna por daños causados por cualquier virus transmitido en este correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *