Noviazgo no representa una unión marital, si no hay convivencia permanente: Corte Suprema

Compartir

La Corte Suprema de Justicia estableció que un noviazgo entre dos personas no se puede convertir en una unión marital de hecho, si no se demuestra convivencia permanente entre los contrayentes.

Ese titulo de pareja marital deberá corroborarse por viajes, celebraciones o desencuentros, compartir espacios comunes, asistencia a enfermedades o problemas de salud, es decir, la existencia de una comunidad de vida.

La Corte advirtió esa situación, al revisar el caso de una persona que estaba exigiendo derechos sobre los bienes de su pareja fallecida.

La persona decía que había vivido con su pareja, por más de siete años, sin embargo, esos hechos fueron desvirtuados por los familiares de la pareja fallecida.

Desestimó que existiera un proyecto de vida común, esto es, faltó el elemento volitivo de conformar o estimular una familia, pues los testigos no desvelan «dos personas con un modo de existencia económico y social comunes, con sentimientos afectivos que los una”, se lee en la sentencia.

También se comprobó que entre la pareja no existió “solidaridad”, frente a enfermedades, dado a que la persona que buscaba quedarse con algunos bienes de su pareja, desconocía que ésta padeciera del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

La Corte también dijo en ese caso que durante la relación amorosa “nada se habló sobre planear futuro, proyectos de vida, disgustos, reconciliaciones, fiestas o reuniones demostrativas de la vida en pareja”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *