Alcaldesa de Timbiquí dice que si ha atendido inundaciones y la comunidad le dice que NO

Compartir

Neyla Yadira Amú, alcaldesa del municipio de Timbiquí, Cauca, se pronunció frente a la grave emergencia ambiental que se vive en dicho municipio costero por causa de las inundaciones en varias veredas y corregimientos.

La alcaldesa, señaló que la oficina de Gestión del Riesgo municipal ha estado al tanto de la situación y que dicha dependencia, está realizando el censo con el fin de establecer cuántos damnificados hay por el desbordamiento del Río Saija.

Añadió, que luego de tener el censo, se citará al Consejo de Gestión del Riesgo, para ver qué medidas se van a tomar, entre las que se encuentra, decretar calamidad pública.

“El censo es para nosotros poder decretar la calamidad pública, y con base a este decreto se pueda justificar y entonces así podamos entrar a revisar el presupuesto municipal, y que tanto podemos invertir en colchonetas, alimentos y otros enceres”, señaló Amú.

Según la burgomaestre, una vez se presentó las inundaciones se desplazaron como administración municipal a la zona, con el fin de conocer si habían personas en peligro o en complicaciones de salud, y solo dieron cuenta que eran daños materiales.

Declaración que fue contrariada por los líderes de la zona, uno de ellos es Fabían Ángulo, Representante Legal del Consejo Comunitario  Parte Baja Saija, quien dijo, “allá a nuestro territorio no ha entrado ninguna atención ni hospitalaria, ni humanitaria para nuestra población”.

Así mismo, recalcó que solo llegó una unidad de gestión del riesgo, tomaron fotos y se fueron sin brindarle ninguna ayuda, pese a que hay niños en condiciones de salud lamentables por causa de las inundaciones.

“No hemos recibido ni siquiera un grano de arroz. Nos hemos ayudado entre nosotros mismos, improvisando cambuches  para que las personas puedan pasar la noche y así poder sobrevivir”, denunció el dirigente social.

Lo que más preocupa a la comunidad es que niños, personas con discapacidades y mujeres embarazadas están bajo condiciones no dignas, y por ende piden la intervención inmediata del gobierno municipal, departamental y  nacional.

Por último, de acuerdo con Ángulo, son más de 360 familias las que están damnificadas, y una sola familia que perdió su vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *