Ministerio de Defensa pagó $900 millones para fingir ciberataque en jornadas del Paro Nacional: Flip

Compartir

En la mañana de este viernes 29 de octubre, la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, reveló que el pasado 6 de mayo, cuando el Ministerio de Defensa denunció que había sido víctima de un ciberataque, realmente todo se trató de un autosabotaje por el que la cartera habría pagado hasta $900 millones de pesos.

Cabe recordar que, para esa fecha, en el país se estaban llevando a cabo las jornadas de protesta que iniciaron a finales del mes de abril y se mantuvieron por poco más de dos meses en el marco del Paro Nacional. La Flip llevó a cabo una investigación sobre el ciberpatrullaje que la fuerza pública llevó a cabo durante esos días.

En esos meses, la ciudadanía y la fuerza pública no solo se enfrentaban en las calles, sino que en las redes sociales también se vivía un difícil panorama que dejaba muy mal, especialmente, la imagen de los uniformados. Según la investigación de la Flip, para mejorar su imagen y justificar los ataques a aquellos que los criticaban en las redes, el Ministerio de Defensa armó todo un ‘show’ en el que ellos quedaban como víctimas.

Esta estrategia del supuesto ‘ciberataque’ al Ministerio de Defensa, según la Flip, fue ideada por la agencia Alotrópico S.A.S., la cual fue contratada por la cartera para crear una estrategia con la que la Fuerza Pública recuperara su buena imagen. Lo que dicen es que el ministro de Defensa, Diego Molano, contactó a esta empresa para idear la campaña #ColombiaEsMiVerdad, con la cual se encargaron de crear enemigos de las autoridades, aquellos medios o cuentas de redes sociales que se encargaban de criticarlos durante el Paro Nacional.

#ColombiaEsMiVerdad fue la campaña por la que el Ministerio de Defensa habría pagado cerca de $900 millones a esta agencia y se creó el 6 de noviembre cuando, según la Flip, los funcionarios de dicha cartera recibieron un guión con el que “todos debían fingir que estaban bajo un ciberataque”. Ese día, desde tempranas horas de la mañana, las redes sociales y la página del Ministerio se mostraban con fondos negros, señalando que habían sido atacadas.
Luego de esto, cuando supuestamente retomaron el control de las mismas, a las 9:00 a. m., inició la campaña con la que señalaban seguir luchando por Colombia, mientras mostraban algunas publicaciones y trinos en los que los criticaban y ellos señalaban como falsos. Con esto, la cartera justificó la creación de un PMU, integrado por instituciones como el Centro Cibernético Policial, el MinTIC, y la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), desde el que revisaban los perfiles donde se realizaban críticas a las autoridades, catalogándolos como enemigos o, en sus propias palabras, justificando la solicitud de suspensión de estas cuentas por ‘ciberamenazas’ o ‘ciberterrorismo’.

Según la Flip, el Ministerio de Defensa ha estado “extralimitando el alcance de este PMU bajo el uso de palabras como ‘ciberamenaza’ o ‘ciberterrorismo’”. Señalaron que, en esta labor, los uniformados que hacen parte de este Puesto de Mando Unificado Ciber “han invertido más de 21 mil horas, se han analizado 3.700 videos, y decenas de funcionarios se han dedicado a identificar lo que para ellos son noticias falsas”.

Además, la investigación señala que no se sabe bajo qué criterios ellos están calificando cuáles noticias son falsas y cuáles no, pero lo que sí han determinado es que todas son informaciones que los hacen quedar mal. Y agregan que “el MinDefensa anunció que entre el 28 de abril y el 27 de junio identificó 157 noticias falsas a través de acciones de ciberpatrullaje”.

En su investigación ‘Los jueces de la verdad, el mar de mentiras detrás del ciberpatrullaje del Estado’, la Flip concluye señalando que “las recomendaciones de la CIDH al Estado Colombiano para garantizar la no repetición de acciones de perfilamiento no se están cumpliendo … el ciberpatrullaje es discriminatorio y estigmatizante. El Mindefensa y la fuerza pública han convertido en su enemigo a periodistas, hackers, kpopers y personas críticas del establecimiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *