Estados Unidos tiene “rutas múltiples” para enviar la asistencia militar a Ucrania

Compartir

Estados Unidos afirmó este lunes que tiene “rutas múltiples” para hacer llegar su asistencia militar a Ucrania, tras el bombardeo ruso del pasado fin de semana contra una base castrense en el oeste ucraniano, a solo 20 kilómetros de la frontera con Polonia.

El Pentágono no ve que ese ataque, que causó 35 muertos y 134 heridos, sea “un punto de inflexión” en el conflicto, iniciado el pasado 24 de febrero por Rusia.

Así lo señaló el portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., John Kirby, en una rueda de prensa, donde descartó que ese bombardeo ruso y otros similares contra puntos del oeste de Ucrania vayan a suponer un cambio en la situación.

“Claramente los rusos están expandiendo algunos de sus blancos, eso es obvio”, observó Kirby, quien aseguró que los rusos están frustrados por la fuerte resistencia ucraniana y la falta de avances sobre el terreno.

NO HABÍA ESTADOUNIDENSES EN LA BASE

Estados Unidos confirmó que no había ningún soldado, civil o contratista del país en la base ucraniana atacada, el Centro Internacional para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad en Ucrania, en Yavoriv, donde la Guardia Nacional de Florida había estado dando entrenamiento a los efectivos ucranianos antes de marcharse hace un par de semanas.

Kirby apuntó que, de acuerdo a los datos de los que dispone, el bombardeo fue llevado a cabo con misiles de crucero lanzados desde larga distancia por la aviación rusa.

El domingo, la embajada estadounidense en Kiev, que actualmente opera en Leópolis, en el oeste de Ucrania, puntualizó que en esa base instructores internacionales de “EE.UU., Polonia, Lituania, el Reino Unido, Canadá y otros entrenaban a fuerzas ucranianas”.

Sin querer ofrecer detalles, Kirby dijo que ninguna de las rutas para introducir asistencia castrense a Ucrania se ha visto afectada: “Solo diré que tenemos rutas múltiples para hacer llegar la asistencia de seguridad en manos de los ucranianos”, afirmó el portavoz.

De hecho, el Departamento de Defensa de EE.UU. no cree que el bombardeo ruso contra esa base tuviera como objetivo la entrega de asistencia internacional de seguridad a Ucrania.

“No vemos este bombardeo como un esfuerzo en contra de la distribución de ayuda de seguridad a Ucrania”, consideró Kirby, quien no ofreció datos sobre la forma en que su país están haciendo llegar esa asistencia a los ucranianos.

En ese sentido, únicamente aclaró que EE.UU. seguirá entregando a los ucranianos ayuda tan rápido como sea posible y “de la manera más eficiente y efectiva”, remarcó.

El presidente estadounidense, Joe Biden, autorizó el sábado el uso de 200 millones de dólares para ayudar con armamento y equipamiento militar a Ucrania en su defensa contra las tropas de invasión rusas.

Con estos 200 millones adicionales, el total de dinero provisto por parte de EE.UU. en ayuda castrense a Ucrania en lo que va de año asciende a 1.200 millones de dólares.

El nuevo paquete de ayuda incluye misiles antitanques Javelin y misiles antiaéreos Stinger que las Fuerzas Armadas estadounidenses ya tienen en Europa y llegarán a Ucrania por tierra desde los países vecinos de Polonia y Rumanía.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha reiterado en varias ocasiones su llamamiento para que los aliados establezcan una zona exclusión aérea sobre su país, lo que ha sido rechazado por EE.UU. y la OTAN ante el temor de que el conflicto se expanda por Europa.

Kirby destacó este lunes que el espacio aéreo ucraniano continúa siendo “disputado”. “Seguimos evaluando que Rusia no dispone de superioridad aérea sobre Ucrania y que los ucranianos están defendiendo hábilmente el espacio aéreo”, subrayó.

El portavoz explicó que esto es posible porque los ucranianos están encontrando la manera de seguir defendiendo el cielo del país al tiempo que protegen su propia movilidad y maniobran en el espacio aéreo.

ZELENSKI, A LA BÚSQUEDA DE AYUDA INTERNACIONAL

En el marco de sus esfuerzos para recabar apoyos internacionales, Zelenski se dirigirá mañana, martes, virtualmente al Parlamento de Canadá y el miércoles a las dos cámaras del Congreso de EE.UU.

Mientras, ante las informaciones aparecidas en medios de comunicación sobre un posible viaje de Biden a Europa, que podría incluir una parada en Bruselas, la portavoz presidencial Jen Psaki indicó este lunes en su rueda de prensa diaria que todavía no se ha tomado una decisión final al respecto.

“Estamos por supuesto colaborando de cerca con nuestros socios de la OTAN y los aliados europeos. Nos habrán escuchado hablar varias veces sobre los pasos a tomar en diplomacia, si sería proporcionar más (ayuda) humanitaria o sistemas de seguridad, o el mecanismo para futuras conversaciones, pero todavía no se ha tomado una decisión final sobre el viaje”, reconoció.

Quien sí viajará seguro al continente europeo es el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, que iniciará el martes una visita que le llevará a Bruselas para participar en la reunión ministerial del miércoles de la OTAN.

Allí, Austin quiere hablar con los socios de la Alianza sobre la estrategia para “aumentar y apoyar las capacidades de disuasión” en el flanco del este europeo, aclaró Kirby.

De Bruselas partirá a Eslovaquia y más tarde se trasladará a Bulgaria para reunirse con responsables políticos y militares de ambos países.

INFORMACIÓN EFE // FOTO AFP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *