Con la bioeconomía estableceremos los mecanismos productivos para las comunidades, sin hacerle daño a la Amazonía

Compartir

Durante su visita a la Institución Educativa Indígena San Juan Bosco, en la capital del Amazonas, el Presidente de la República, Gustavo Petro, confirmó que la región y todo el país deben aprender a generar los mecanismos de desarrollo para el progreso de las comunidades y, al mismo tiempo, la protección de la selva amazónica.

Este es el concepto que explicó se llama bioeconomía, y es uno de los objetivos del Gobierno Nacional para el cuidado del pulmón del mundo, con los habitantes de toda la Amazonía colombiana como protagonistas de su protección, y quienes se beneficiarán con el desarrollo de programas productivos, aprovechando también la riqueza en recursos naturales de la selva.

“Al lado de salvar la selva, de recibir algún dinero por cuidarla, tenemos que desarrollar un tipo de actividad económica específica que se llama bioeconomía, que consiste en descubrir de la hierba, de las matas, de los árboles, de la vegetación, de los animales incluso —sin hacerles daño—, mecanismos para vender en el mercado y florecer como pueblos”, declaró. 

Ratificó que, para el despliegue de la bioeconomía, dos mundos deben trabajar mancomunadamente: el de los saberes ancestrales de las comunidades amazónicas y el saber académico, de la mano con la investigación científica.

El Mandatario también se refirió a los denominados bonos carbón (o de carbono), que no deben convertirse en instrumentos para especular financieramente con las comunidades indígenas. 

“Llegan gentes de empresas, de algún tipo de organización con ánimo de lucro, conocedores de estos mecanismos de financiación internacional para recuperar el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, que sacan firmas de las comunidades indígenas para representarlas con una sola finalidad: recoger dineros que se supone deberían ir a las comunidades para ayudarnos en el cuidado de la selva, pero se evaporan por allí. Es una estafa a escala internacional”, denunció el Presidente, solicitando a la Policía una especial vigilancia al respecto.

Agregó que es el Estado el que tiene que tomar su responsabilidad central y construir los instrumentos que salven la selva amazónica y que, de la misma manera, permitan el fortalecimiento de las comunidades indígenas, de las culturas, de sus reservas. “Y, al mismo tiempo, puedan permitir que las familias mestizas de la Amazonía puedan encontrar en salvar la selva su mecanismo fundamental de subsistencia y calidad de vida”, resaltó.

Diálogo para la Economía Forestal

El Presidente Petro les dijo a los ciudadanos del Amazonas que el diálogo regional para esta parte del país se denominará ‘Comunidades de la Economía Forestal’ y está enfocado en el salvamento de la selva. 

“Poder abrir el diálogo regional para lograr el apoyo social que necesita la enorme fuerza social, que requiere la tarea de entregarle a la humanidad una selva amazónica rescatada completamente”, dijo.

El Jefe de Estado añadió que el cambio planteado por el Gobierno se centra en la lucha contra la crisis climática y, por tanto, hizo esta serie de anuncios en Leticia, la puerta del Amazonas, que encarna el esfuerzo para rescatar la selva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *