En Cauca, más de 1.500 víctimas del conflicto de Cajibío y Caloto le apuestan a un nuevo plan de vida

Compartir

A través de un trabajo conjunto entre la comunidad y la dirección territorial Cauca de la Unidad para las Víctimas, que logró establecer las afectaciones sufridas por el conflicto armado, se llevó a cabo el proceso de protocolización de los Planes Integrales de Reparación Colectiva (Pirc) de las comunidades de Campo Alegre y Rosario, en Cajibío, y del corregimiento de El Palo, en Caloto.

Para este proceso que beneficia a más de 1.500 víctimas del conflicto, docentes, población mayor, padres de familia, jóvenes, entre otros representantes de estas comunidades, con el acompañamiento de la entidad, realizaron un análisis del daño generado por el conflicto armado en estos territorios, que fue afectado principalmente por amenazas, desplazamiento forzado y homicidios, ante lo cual se plantearon acciones de respuesta para resarcir las diversas afectaciones a dichas poblaciones.

Estos Pirc traen consigo medidas de restitución de derechos, acciones que buscan garantizar la no repetición de los hechos y diferentes actividades que permitirán la reparación psicosocial y la reconstrucción de un proyecto de vida que les abrirá la oportunidad a las comunidades de regresar a sus actividades de producción agrícola y el normal desarrollo cultural y social.

El recurso para adelantar estos procesos de reparación en las comunidades, se estipula por un valor de 4.239 millones de pesos y su ejecución está planeada para llevarse a cabo durante los próximos tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *