Serias consideraciones sobre la situación de orden público que enfrenta el Cauca hizo el ex ministro Luis Felipe Henao

Compartir

“La población del Cauca sufre una guerra permanente y a nadie le importa. Muchos parecen más interesados en ignorar el apocalipsis que vive ese departamento. La indolencia de este país polarizado con esta tragedia ya está llegando a extremos absurdos”, declaró al reiterar que “El Cauca lamentablemente es una de las regiones en las cuales la Fuerza Pública no tienen ningún control”.

Exterioriza se trata de “lugares en los que reinan los grupos al margen de la ley financiados por el narcotráfico y en los que pareciera existiera licencia para traquetear, matar, secuestrar y reclutar a los jóvenes, sin que a nadie le importe”. Lamenta, el exministro lo que denomina “cruel masacre contra soldados en Buenos Aires”.

Insiste que “Los nuevos grupos pasaron de ser financiados, a manejar directamente el negocio de la droga trabajando directamente para el cartel de Sinaloa, pues le llevan toda la pasta hasta las costas de López de Micay, Timbiquí y Guapi, donde los mexicanos tienen listos sus semisumergibles para llevarlos hasta alta mar. Allí los esperan lanchas rápidas que llevan la mercancía a Centroamérica. La situación es tan clara que es visible a miles de kilómetros, donde la zona se ve como un arbolito de Navidad en las noches y es tan evidente que los municipios del macizo tienen el mayor número de bombas de gasolina de Colombia per cápita”.

Finalmente, el ex ministro Luis Felipe Henao, enfatiza que “Esta situación no es solo un negocio en el que se quiere mostrar a los disidentes como meros empresarios de la coca. Durante el 2021 se presentó el asesinato de 31 líderes en el Cauca, siendo el departamento con mayor índice de homicidios de líderes y defensores de derechos humanos. En el último año Indepaz informa que se ha presentado el asesinato de 55 líderes, han ocurrido 15 masacres y más de 300 reclutamientos de menores. La población del Cauca sufre una guerra permanente y a nadie le importa. Muchos parecen más interesados en ignorar el apocalipsis que vive ese departamento. La indolencia de este país polarizado con esta tragedia ya está llegando a extremos absurdos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *