LA CLASE TRABAJADORA SIN GARANTIAS GREMIALES

Compartir

Luego de seguir los acontecimiento en Venezuela donde el único que no se da cuenta del mal que le ha causado a su Nación, Nicolás Maduro, se resiste a entregar el poder y espera otra salida, en la recuperación de la democracia, pensamos en el Día Internacional del Trabajo y las consecuencias de la pérdida de poder y representatividad que la negligencia, la irresponsabilidad y las traiciones de la dirigencia sindical le han causado a los trabajadores colombianos, permitiendo que el Gobierno arrase con derechos adquiridos en complicidad con los Senadores y Representantes que han expedido las leyes convirtiendo en parias de la producción a los obreros, empleados y todos cuantos buscamos el sustento diario dependientes o independientes.

En Colombia la clase obrera como los partidos políticos se han quedado sin poder, sin fuerza popular, sin representación idónea, fuerte y eficiente, signados aún por otro sistema estatal, rechazando el capitalismo y no utilizando los canales constitucionales para hacer valer ante el Estado y luchar porque se respeten sus derechos laborales…Hace 28 años se expidió la nueva constitución política de Colombia y en ella quedó uno de los Artículos más largos, determinantes y redentores de la Carta Magna, que no ha tenido desarrollo legal…Dice:

ARTÍCULO 53. El Congreso expedirá el estatuto del trabajo que tendrá en cuenta por lo menos los siguientes principios mínimos fundamentales: Igualdad de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo; irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de los Derechos Sociales, Económicos y Culturales; primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad. La ley, los contratos, los acuerdos y convenios de trabajo, no pueden menoscabar la libertad, la dignidad humana ni los derechos de los trabajadores.

La dirigencia Sindical solo saca a las calles a la gente a perder tiempo porque fuera de hacer bulla, causar daños y rayar paredes, nada consiguen….Qué se logró con el paro del 25 de abril? Bueno sería escuchar respuestas…Esta norma constitucional requiere de voluntad sindical y legislativa para desarrollarla y hacer que los derechos de los trabajadores prevalezcan con justicia, igualdad y equidad en las relaciones obrero – patronales….Mientras tanto la dirigencia sindical seguirá disfrutando de sus fueros y beneficios, recibiendo sueldo sin trabajar, viajando a costa de trabajadores y empresas…Es necesario renovar la clase dirigente obrera porque con la actual solo se están beneficiando los miembros de los sindicatos y no sus representados y que el Congreso de la República expida le ley del Trabajo….Así como dicen no más Uribe, Santos o Duque también se debe pedir: no más sindicalistas irresponsables, omisos y politiqueros.-

Hemberth Javith Paz Gómez.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *