Grupos armados en Colombia usaron la pandemia para expandirse

Compartir

The Washington Post aseguró que los grupos armados en Colombia han aprovechado la pandemia del coronavirus para hacer bloqueos y toques de queda, con el objetivo de expandir su control territorial.

Los grupos armados en esta nación llena de violencia de 50 millones de personas imponen nuevos niveles de control durante el brote de coronavirus y aplican algunas de las medidas de bloqueo más estrictas del mundo, con severas sanciones para los infractores”.

Menciona también que “en la ciudad portuaria de Tumaco, un centro de narcotráfico en el suroeste de Colombia, los guerrilleros publicaron panfletos declarando a todos los infractores de toque de queda ‘objetivos militares’. En una advertencia a todos, un transporte médico que respondía a una llamada después de que el toque de queda fuera incendiado a principios de mayo, su conductor y paciente murieron”.

La publicación también cita a Human Rights Watch, que en los ultimas días documentó bloqueos ilegales en 11 de los 32 departamento del país.

“Ahora, los disidentes de las FARC, guerrilleros que han tomado las armas nuevamente o nunca las han dejado, se encuentran entre los grupos que consolidan su control sobre los puntos críticos que nunca se enfriaron por completo. Human Rights Watch informó este mes que grupos armados habían impuesto bloqueos de coronavirus en 11 de los 32 estados de Colombia, lo que provocó al menos ocho muertes y 10 heridos desde que comenzó el brote”.

The Washington Post también asegura que aunque el Gobierno del presidente Iván Duque reconoce lo que está pasando, está enfocado en atender una pandemia que “está empeorando” en Colombia.

“Si bien el gobierno del presidente Iván Duque se está enfocando en un brote que empeora (el país ha reportado más de 204.000 infecciones y casi 7.000 muertes), las medidas draconianas impuestas por los grupos armados tienen al menos dos propósitos: expandir el control sobre las carreteras y las comunidades centrales para el narcotráfico y la minería ilegal, y para reforzar su posición como los gobernantes absolutos de sus territorios”.

Finalmente, menciona que grupos de derechos humanos, líderes comunitarios y funcionarios del gobierno “dicen que una lista tóxica de guerrillas izquierdistas, paramilitares de derecha y carteles de la droga están utilizando el brote para consolidar el control sobre partes de un país que aún se tambalea tras las cinco décadas de conflicto armado. La competencia cada vez más violenta muestra el poder de la pandemia para profundizar los desafíos sociales preexistentes y aflojar el control del gobierno en los estados frágiles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *