Intensificar vigilancia de enfermedades transmitidas por vectores, un reto

Compartir

El Ministerio de Salud y Protección Social a través de la Subdirección de Salud Ambiental, advierte sobre las diversas enfermedades que se pueden incrementar por el cambio climático en Colombia y hace un llamado a las autoridades territoriales a vigilar, controlar y tomar acciones con el fin de minimizar los riegos en la población.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) el cambio climático es la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI. La salud es y será afectada por los cambios de clima a través de impactos directos (olas de calor, sequías, tormentas fuertes y aumento del nivel del mar) e impactos indirectos (enfermedades de las vías respiratorias y las transmitidas por vectores.

Jairo Hernández Márquez, subdirector (e) de Salud Ambiental del Ministerio de Salud y Protección Social manifestó que “ante la actual condición ambiental en el país se esperan condiciones frías y lluvias hasta febrero del próximo año y un aumento por encima de los valores climatológicos normales”.

“Los posibles efectos en salud se identifican en enfermedades como el dengue, chikunguña y zika para el Distrito Especial de Cartagena, los departamentos de Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena, Cauca, Chocó, Nariño, Casanare, Norte de Santander, Vichada, Amazonas, Guainía, Putumayo y Vaupés”, aseguró Hernández.

Por esta situación, agregó, “se sugiere intensificar la vigilancia, búsqueda de casos y el adecuado control vectorial así mismo, trabajar con las comunidades con el fin de que sean concientizadas en relación con el correcto almacenamiento de agua, el uso de toldillos y la consulta temprana a los servicios de salud”.

El subdirector explicó que se esperan condiciones frías con precipitación entre un 10 y un 20% en el norte de la región Caribe, en la sabana cundiboyacense, en la región Andina, en el norte de Chocó y en la región Pacífica, razón por la cual las lluvias aumentarán en estas regiones.

Mientras que las zonas con lluvias por debajo de los valores normales se esperan en, el sur de la región Pacífica y piedemonte de Caquetá, al igual que en la Amazonía.


Acciones

“El Ministerio ha desarrollado, en los últimos 4 años, los Planes Integrales de Gestión de Cambio Climático Territoriales (PIGCCS) del sector salud, por medio del cual se promueven estrategias de adaptación dirigidas a disminuir los efectos negativos del cambio climático sobre la salud y aportar a la construcción de comunidades resilientes al clima”, resaltó Hernández.

Asimismo, manifestó que como herramienta de comunicación e insumo para la toma de decisiones en las regiones del país, “se emite mensualmente el boletín de clima y salud, por medio del cual se comunica las predicciones climáticas y los posibles efectos sobre la salud”, dijo el subdirector Hernández.

También resaltó que “debido al incremento de las precipitaciones, los casos de dengue, chikungunya y zika aumentarán por el acumulamiento de aguas lluvias en espacios que estuvieron desabastecidos en meses anteriores, conjunto al acumulamiento de agua que benefician de manera ideal el mantenimiento del vector”, especificó Hernández.

Cada año, con el inicio de la temporada de lluvias y calor las condiciones para la reproducción del mosquito transmisor del dengue, Aedes aegypti, se vuelven favorables. Por eso el Ministerio de Salud y Protección Social hace un llamado a toda la ciudadanía a no bajar la guardia en la prevención del dengue.


Cifras

Los datos del Ministerio de Salud indican que con corte a 11 de julio de 2021, se han registrado 18.262 casos de dengue, de estos 9.593 (52,5 %) corresponden a casos sin signos de alarma, 8.397 (46 %) de dengue con signos de alarma y 272 (1,5 %) corresponden a formas graves.

La malaria o paludismo en Colombia afecta principalmente a comunidades pobres y vulnerables de municipios ubicados en alturas iguales o inferiores a los 1.600 m.s.n.m., especialmente poblaciones afro e indígenas de las regiones Pacífica y Amazonía, así como en algunas zonas de Antioquia, Córdoba, Bolívar y zonas fronterizas.

Según reporte del Instituto Nacional de Salud (INS), a semana epidemiológica 13 de 2021, se han registrado 15.707 casos, con una distribución porcentual similar al año anterior.

Hernández aclaró que, ante la presentación de este fenómeno, diferentes agentes patógenos se involucren en los sistemas de abastecimiento de agua potable y termine contaminándolas, lo que al consumirla pueda producir infección diarreica aguda.

“Se insta a la población a mantener e incrementar las medidas de prevención a través de la promoción de hábitos de higiene, manipulación y conservación de alimentos, manejo de desechos fecales y robustecer el tratamiento adecuado de las fuentes hídricas”, sostuvo Hernández.

Otras enfermedades que tienen repercusión en esta temporada son los accidentes ofídicos (lesiones resultantes por la mordedura de serpientes), y leptospirosis (enfermedades bacterianas que se transmite por la orina de animales infectados).

“Desde el Gobierno Nacional hacemos un llamado a entes territoriales a reforzar las acciones de vigilancia y prevención de estas enfermedades y en garantizar la atención obligatoria en todos estos casos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *